lunes, 8 de febrero de 2016

LAS BIBLIOTECAS


Mi vida siempre ha estado vínculada a las bibliotecas; en realidad, a todo lo que tenga que ver con la Literatura.

Las bibliotecas han supuesto para mí un lugar de encuentro con el conocimiento; un espacio donde he disfrutado del silencio en la mejor compañía. He pasado, en estos 'templos' del conocimiento,  horas de estudio,  momentos de inspiración en los que han fluido las palabras que he plasmado en mis cuadernos o cuartillas; y también, han sido mi lugar de trabajo.

Para una persona que disfruta leyendo y escribiendo, el hecho de trabajar en una biblioteca, es un regalo, más que una labor profesional. Puedo decir, que he tenido la suerte de que me hayan hecho este regalo en varias ocasiones y en diferentes ciudades.

Hace unas semanas vino a mi mente el recuerdo de una biblioteca -la del colegio en el que estudié Secundaria-  de la que conservo un pensamiento cargado de nostalgia, al evocar las tardes de estudio que disfruté bajo su estructura abuhardillada.

Hace casi un año que volví a esta biblioteca. Hice una visita al pasado que nunca perece. En el momento en el que atravesé la puerta de madera color marrón oscuro y escuché como crujía la madera a cada paso que daba, tuve la sensación de que se había parado el tiempo, que todos los años que habían transcurrido por el mar de mi vida se habían diluido...

Este latir del alma me llevó a escribir dos odas; una dedicada a la biblioteca de mi colegio y otra oda a las bibliotecas, en general.



“ODA A LAS MORADAS DE LOS GUARDIANES DEL CONOCIMIENTO" (BIBLIOTECAS)


Moradas de esencias palpables
Silencios que transmiten sabiduría

Me siento cerca de vuestras almas
Al abrigo de los bosques
Que murieron para dar luz
A las historias que habitaron
En el universo de la imaginación

Vuestros libros exhalan aromas
Que enhechizan la voluntad
De volver a ellos,
De soñar con su brisa

Mis dedos pulgar e índice
Acarician los lomos grabados a fuego
Ladeando su contorno
Sintiendo el latir de su memoria

¡Oh moradas insignes
Que albergáis el conocimiento de la humanidad!
Me colmáis de dicha
Cuando al amparo de vuestros huéspedes,
Navego por los ríos de las palabras
Que desembocan en el océano de la existencia

Memorias de la antigüedad
Refugios de lo que habitó
En el universo paralelo


©Almudena Torres C. de Pedro
San Sebastián
Junio 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario